sábado, 22 de septiembre de 2007

El secreto de la muerte - Khalil Gibran

Queréis saber el secreto de la muerte
¿Pero cómo habéis de encontrarla a menos que la busquéis en el corazón de la vida?
El mochuelo, cuyos ojos atados a la noche son ciegos en el día, no puede descubrir el misterio de la luz.
Si queréis, en verdad, contemplar el espíritu de la muerte, abrid de par en par vuestro corazón en el cuerpo de la vida.
Porque la vida y la muerte son una, así como el río y el mar son uno también.
En el arcano de vuestras esperanzas y anhelos descansa vuestro conocimiento silencioso del más allá.
Y, como las semillas durmiendo bajo la nieve, vuestro corazón sueña con la primavera.
Confiad en los sueños porque en ellos el camino a la eternidad está oculto.
Vuestro temor no es más que el estremecimiento del pastor cuando está en pie frente al rey, cuya mano va a ponerse sobre él como un honor.
¿No está, tal vez, contento el pastor, bajo su temor, de llevar la marca del rey?
¿No le hace eso, sin embargo, más consciente de su temblor?
Porque, ¿qué es morir sino erguirse desnudo?
Y ¿qué es dejar de respirar sino el liberar el aliento de sus inquietos vaivenes para que pueda elevarse y expandirse y, ya sin obstáculos, buscar a Dios?
Sólo cuando bebáis el río del silencio cantaréis de verdad.
Y, cuando hayáis alcanzado la cima de la montaña es cuando empezaréis a ascender.
Y cuando la tierra reclame vuestros miembros es cuando danzaréis de verdad.
Una vez discernidos todos los misterios de la vida, desearás la muerte, porque la muerte no es sino otro misterio de la vida.
KHALIL GIBRAN

2 comentarios:

Jordi dijo...

Hace un par de años leí EL LIBRO TIBETANO DE LA VIDA Y LA MUERTE. Fue un libro que me conmovió y , desde aquel día, pienso en la posibilidad de dedicarme a ayudar a morir a la gente... Es curioso porque en mi interior corren dos corrientes divergentes. Una, la que piensa que no sé el por qué pero creo que estoy capacitado para ello ( por la forma en qué vibro cuando pienso en esa posibilidad ). La segunda es la que me retrae porque pienso que lo haría más por un deseo personal que por hacer un bien ( le tengo demasiado respeto a ese momento como para andar interfiriendo sin ninguna clase de experiencia ). Me he estado informando por encima y me parece que no hay ningún organismo que se dedique a este tema.

Un beso

Ana H.H. dijo...

Hola Jordi, gracias por tu correo y por el comentario en mi blog.
Sobre lo que me comentas habría mucho que hablar. Así de entrada, como aperitivo, si es que quieres profundizar en el tema, lo más importante es tener trabajado en tí mismo tu relación con la muerte, de forma profunda, incluso a nivel terapéutico. Es real el peligro del que hablas, no sólo porque una ayuda simplemente altruista pueda no ser efectiva, sino porque incluso puede interferir negativamente y ser perjudicial en el proceso de la persona en trance de morirse.
Desgraciadamente se cometen muchos errores en nombre de la buena voluntad e intención a causa de la ignorancia y de la inconsciencia.
Paralelamente a un proceso de conocimiento de tí mismo con respecto a la muerte, a la tuya propia y a la de tus seres queridos, yo misma realizo cursos de acompañamiento a la muerte, procesos de duelo y de cambios y pérdidas en general. En estos mismos momentos no tengo ninguno previsto. Si quieres te informo cuando tenga información del próximo.
Un beso